La sonrisa de Paula

Paula Suarez Chasco, viento del norte en el ciclismo femenino

Lo más nuevo de Pedales Solidarios y del ciclismo, un homenaje a «El Tarangu» Fuente y a un maillot único que debió permanecer. Esto es: «Maillot Tigre»

Viento del norte, alma del sur

Este post más que una entrevista es el relato de una tarde de otoño compartida con Paula Suarez Chasco. La entrevista que planteé como una Gran Vuelta y Paula convirtió en una clásica de «pavé»

Son las 18:00 cuando la veo en las inmediaciones de la universidad, de la de peritos (para l@s viej@s del lugar), y me aborda: «Mejor damos una vuelta, necesito moverme«. Y es que Paula tiene la energía del viento del norte (película de animación que nos acojonó a mi generación) y la sangre caliente.

Anochecer sobre el observatorio de la Universidad de Ingeniería de Vitoria-Gasteiz

Ingeniera y ciclista

Comenzamos a andar y le pregunto sobre su carrera, ¿por qué ingeniería? Yo la he vivido y no es un pasa-tiempo. Para ella, es sencillo: le encanta, y es lo que quiere ser. Ingeniera primero, ciclista después. Hay tiempo para todo.

El ciclismo le gusta, le encanta y se le nota. Pero es cauta, quiere un plan adicional a hacerse profesional. Y quiere hacer algo que le llene, si no es fácil no importa. Porque Paula está forjada en el yunque del trabajo duro.

Fuente: Laboral Kutxa

Forjada a derrotas

Paula ha practicado 1.000 deportes, ninguno era el suyo. «Mira que era torpe» me dice entre risas. Pero el ciclismo apareció en su vida. Para triturarla a derrotas.

Con mis esquemas rotos, y agradecido por su sinceridad, me quedo en silencio. «En cadete mi objetivo era acabar con el pelotón«, me dice sin paños calientes. Me habla sobre un momento difícil de su vida. Y es que la vida y el ciclismo a veces golpean duro.

Con estos mimbres, lo sencillo es dejarlo: mirar para otro lado y salir por la tangente. Sencillo y Paula Suarez no entran en la misma frase. Cogió los mimbres, los echó al fuego y se forjó un carácter de lucha. Paso a paso, tras mucho pico y más pala, sudó hasta llegar con el pelotón. Y después, en el pelotón. Y ahora, es el pelotón el que la persigue a ella. Salió del barro, y lo hizo con una sonrisa.

Fuente: Olga Chasco

El cielo es el límite

Abrumado por semejante lección, me siento como Nils Polit en la Roubaix (2019) de Philippe Gilbert. Feliz de vivir un día importante con alguien a quien admiro. Una persona, que conseguirá lo que se ponga por delante. Porque sabe que es capaz. Porque se lo ha demostrado al mundo en: ciclocross, BTT y ciclismo de ruta. Paula es un golpe de aire fresco en el ciclismo con un carácter que la impide rendirse sin darlo todo.

Fuente: Olga Chasco

Cuando estás con Paula, sabes que hay una sonrisa que lo inunda todo. La misma sonrisa de quien sabe que te va ha atacar en el siguiente repecho. La sonrisa de una cazadora.

Javier Prieto

El chico de las herramientas

Be the first to comment “La sonrisa de Paula”