Tambores de guerra desde la llanada alavesa

Jokin Murguialday, un espartano de la llanada en el pelotón profesional

El lugar de lo nuevo y los nuevos en Pedales Solidarios, una sección tan única como el maillot que le da nombre, “Maillot tigre”

Forjado en el fuego, templado por la nieve

Nuestro protagonista, Jokin Murgialday, vive a caballo entre Benidorm y Agurain. Y nos ha regalado una tarde de invierno, para contar a este blog como es saltar a profesional. Acoplaros bien, empieza la crono. 

Jokin aparece bien abrigado en las inmediaciones de Radio Vitoria, donde he quedado con él antes de su entrevista para esta radio. Un adelantamiento al estilo Roglic en la Lieja por mi parte. Persona activa y en situación de pandemia, decidimos dar una vuelta. 

La primera pregunta es obligada: pudiendo vivir en Benidorm, ¿por qué vuelves a Mordor? «Porque aquí estoy genial, y la lluvia no me importa«. Con una mezcla entre estupor e ilusión le sigo atentamente.

Jokin es un corredor que maneja bien las condiciones más duras – Fuente: Jokin Murguialday

Profesional, y desde hace mucho

Jokin ha dado este año el salto a la categoría profesional en el Caja Rural. Pero hablando con él, te das cuenta que lo único que le faltaba para ser profesional, era el sueldo. 

Hace 3 años tomó la decisión de apostar fuerte por el ciclismo, centrándose por completo. Y ha calado hondo, tardamos 5 minutos en empezar a hablar de watios, kms al año, periodización de entrenos y nutrición, y carreras

Para seguirle el ritmo a Jokin, hay que tener mucho gas: 8º en el Giro Sub 23, plata en CRI y ruta en el campeonato de España, de la clasificación joven del Tour de Bulgaria y eso solo en el 2020. Y es que echando la vista un poco atrás, aparecen anécdotas en Bélgica con Evenepoel incluido. No te sueltes de los acoples, que la crono continua y es de las de antaño

J. Murguialdai en la CRI del campeonato de España 2020 en Jerez. Fuente: Jokin Murguialday

Aromas del ciclismo de antaño

Cuando le pregunto por su crono perfecta, él se ríe y contesta sin remilgos: “Dura, muy dura. Y larga”. Y es que Jokin es un depredador de la CRI, disfruta del subidón de adelantar al que ha salido antes y gestiona al milímetro sus fuerzas. 

Pero no solo es un depredador de la crono, a pesar de su juventud: cumplirá 21 el 19 de Marzo de 2021, se ha curtido en 1.000 batallas. Una de ellas en Bélgica, contra un tal Remco Evenepoel. ¿Os suena de algo?

Y es que nuestro protagonista, ni corto ni perezoso, sabiendo que Remco estaba escapado delante del pelotón no se lo pensó 2 veces y saltó del grupo. Ese día había piernas, así que arrancó la moto y se fue a por el “Capo” de la carrera y lo cogió. “Si quieres ganar, deberás sudarlo. No te voy a regalar nada” me imagino pensando a Jokin. La realidad es que Remco ganó aquella carrera. Los muros no son para nuestro protagonista y él lo sabe. Sin embargo, los buenos guerreros no dejan pasar nunca una buena batalla

Y ese carácter inquebrantable le ha llevado a superar el Mortirolo a pocos segundos de un crack como Pidcock tras un inicio de Giro en el que le pillaron 2 caídas y a las platas en el campeonato de Jaén. 

Los puertos y las cronos, mejor largas. Fuente: Jokin Murguialday

En este campeonato, donde el calor lo convertía todo en un infierno, Murgui se quedó cortado del pelotón con una rueda bloqueada tras una caída. Desbloqueó la rueda y aunque iba un poco frenada, se puso a pedalear. No había tiempo para excusas y abandonar no era una opción. Enganchó con el pelotón. Pero con esa rueda no iba a llegar lejos. Volvió a parar para ponerla bien. Y segundo calentón para volver al grupo. Con las patas tiesas y náuseas todo parecía tener mal final. Sin embargo el castigo no había sido solo para él, los demás también caían. Ese instinto de depredador le llevó hasta la meta en segundo lugar, solo tras Javier Romo.

«Me gusta por el desgaste» Fuente: Real Federación Española de Ciclismo

La tormenta perfecta

Me despido de Jokin, emocionado y exhausto. Como se debe acabar una crono. Y con una idea (casi una premonición) en mi cabeza. 

Y es que estoy convencido de que algún día, que Ortzi esté desatando su furia con un tiempo de perros, Jokin correrá las cortinas de una habitación de hotel y sonreirá. Y lo hará pensando: “hoy alguien va a sufrir mucho” y convencido de que es su 15 de Julio de 1948. Y que ese día alzará los brazos al cruzar la meta, y quien sabe si hasta se haga con un codiciado maillot.

Jokin con el Maillot de mejor joven en el Tour de Bulgaria Fuente: Jokin Murguialday

A Jokin le motiva competir. Podrá ganar o no, pero no renuncia a la competencia. Ciclista correoso y duro, es una persona encantadora y amante de la vida en el pueblo.

Javier Prieto

El chico de las herramientas